JORNADAS DE BIOCONSTRUCCIÓN EN VALMAYOR DE CUESTA URRIA

Queremos invitaros a pasar 10 días increíbles en Valmayor de Cuesta Urria disfrutando de unas jornadas de bioconstrucción. Van a tener lugar del 1 al 10 de julio en un pequeño pueblo de las Merindades, al norte de Burgos. Como muchos otros pueblos de la provincia fue abandonado y en la actualidad está siendo repoblado y rehabilitado por una comunidad joven y dinámica que, con estas jornadas, trabajará en la construcción de un flexágono de madera, paja y barro. Esta innovadora bio-construcción permite resguardarse del frío burgalés con un amplio espacio donde poder realizar actividades, talleres o acoger nuevos visitantes y amistades.

Vente con nosotr@s a vivir y convivir en un pueblo silvestre y alejado del mundanal ruido. Date la oportunidad de disfrutar del aprendizaje práctico y teórico que los compas de Sankara Bio-Construcción y Fermín (habitante de Matavenero) nos transmitirán junto con su alegría y experiencia.  Vas a poder disfrutar de talleres y exposiciones sobre bio-construcción de mano de expert@s, del cuidado y la rica comida que prepararán los amigos de Ábrego, de la naturaleza y el aire fresco, del trabajo colaborativo y de veladas, dinámicas, música… generadas en común y para la comunidad que creemos entre todas.

jornadas-bioconstruccion-valmayor_abrego-burgos

¡Vente a las Jornadas de Bioconstrucción de Valmayor! ¿Qué ofrecemos?

Las Jornadas tendrán lugar del 1 al 10 de julio,

y el aforo es de 20 plazas. La aportación por

participante es de 110€. ¡APÚNTATE YA!

Valmayor, una pequeña aldea entre los montes de la Merindad de Cuesta Urria, fue del todo abandonado por sus últimos pobladores en 1978. Veinte años más tarde, Hugo Ceusters, un hombre holandés enamorado de estas tierras, decidió comprar una a una la mayoría de las ruinas existentes en el pueblo, con la voluntad de restaurar la vida del lugar. Comenzó viviendo en la caravana que aún a día de hoy está aparcada en la Plaza Antonio Jiménez, en el centro del pueblo. En 18 años, Hugo consiguió reconstruir dos de las casas en ruinas. En un accidente, Hugo falleció y pocos meses después una de las casas rehabilitadas cayó. Es entonces cuando Eva Ceusters, hija de Hugo, decide trasladarse a Valmayor, y reúne fuerzas para transformar este legado en el sueño compartido con Hugo de devolver la vida a Valmayor.

En 2019, tras cuatro años de intensa labor por conseguir dotar al pueblo de lo más básico: electricidad, agua corriente y una vivienda capaz de aguantar los duros inviernos, los habitantes actuales de Valmayor proponen la construcción de un flexágono, que permitirá a los “gauchos” del pueblo continuar con la increíble labor de repoblar Valmayor y evitar que vuelva a tener el triste sobrenombre y condición de pueblo abandonado.

No podemos olvidarnos de la colaboración y buen hacer de la Fundación Oxigeno en el desarrollo de este tipo de actividades

¿Quieres  inscribirte y saber más sobre las jornadas de bioconstrucción?

Puedes conocer todos los detalles de esta gran aventura en el dossier informativo de estas jornadas de bioconstrucción… ¡Pincha en el siguiente enlace!

DOSSIER INFORMATIVO

Si ya estás convencid@ y no quieres quedarte sin plaza en las jornadas de bioconstrucción de Valmayor…

¡INSCRÍBETE AQUÍ!

 

Si tienes alguna duda, siempre puedes contactar con el equipo de Ábrego

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies